Psicofármacos

  • Home / Psicofármacos

Psicofármacos

QUÉ SON Y CÓMO SE USAN

El consumo abusivo de fármacos consiste en la toma de medicación sin supervisión médica o sin seguir las indicaciones dadas en la prescripción por el profesional de la salud. A menudo se produce un progresivo aumento de la frecuencia y de la dosis con diferentes objetivos como mitigar estados emocionales en situaciones de crisis, evasión de problemas, elevación del ánimo o activación ante demandas externas. La ingesta más frecuente se realiza por vía oral.

Dependiendo de su principio activo, cada fármaco genera un efecto en el organismo. De modo genérico, las clasificamos del siguiente modo:

  • Medicación ansiolítica y sedante como por ejemplo el Alprazolam (Trankimazín) o el Diazepam (Valium) y medicación hipnótica como el Zolpidem (Stilnox).
  • Medicación opioide para el tratamiento del dolor (Buprenorfina, Morfina, Codeína, etc.)
  • Medicación estimulante como el metilfenidato (Ritalin, Concerta y otros), la dextroanfetamina y la anfetamina (Adderall XR, Mydayis), y la dexanfetamina (Dexedrine), que se usan para tratar el trastorno de hiperactividad-déficit de atención y algunos trastornos del sueño.
QUÉ OBSERVAR

Tanto la medicación ansiolítica, sedante e hipnótica como la opioide son sustancias depresoras del Sistema Nervioso Central por lo que la persona al estar bajo los efectos de la medicación, se mostrará aletargada, somnolienta, con respiración lenta y con marcada serenidad. Es frecuente que muestren dificultades en la vocalización al hablar y que puedan tener un discurso inconexo y confuso. Es muy peligroso combinar esta medicación con el alcohol ya que al ser este otro depresor del Sistema Nervioso Central, multiplica los efectos, pudiendo incluso llegar a provocar un paro cardiaco.

Respecto a la medicación estimulante, bajo sus efectos la persona se muestra más activa, nerviosa, impulsiva, con problemas para  dormir y a menudo, con disminución del apetito.

Cuando la persona consume de forma regular o ha desarrollado patrones de adicción respecto al consumo de medicación, se puede observar una variación en el número de horas y distribución horaria del sueño, tendencia a la soledad y evitación del contacto interpersonal, dejación de compromisos y responsabilidades, irritabilidad, cambios de ánimo (depresión-agitación), molestias físicas.

QUÉ HACER

En un inicio podéis solicitar una cita presencial en nuestra sede en el tf. 958296027. En esta cita os proporcionaremos una información pormenorizada sobre las posibilidades y recursos con que contamos en nuestra institución para dar respuesta al problema. Atendemos tanto a personas afectadas como a personas allegadas a éstas.

Hemos de tener en cuenta que no todas las personas tienen las mismas características ni se encuentran en las mismas circunstancias por lo que en un inicio en Proyecto Hombre Granada, se hace una evaluación del perfil de gravedad de la persona que determinará la propuesta de tratamiento posterior. Aunque existen otro tipo de intervenciones, básicamente los programas de tratamiento para adultos con que contamos son tres, dos ambulatorios y uno residencial. Además, llevamos a cabo una intervención específica con personas allegadas:

  • Programa Nocturno de Apoyo: Destinado a personas que pese a la conducta compulsiva, se desenvuelven de forma autónoma y desarrollan actividades formativas o laborales que les estructuran el día a día. El tratamiento está programado para poder ser compatibilizado con estas actividades.
  • Programa de Tratamiento Ambulatorio: Dirigido a personas que acuden inicialmente en una situación de mayor desestructuración en cuanto a pautas básicas de salud, sueño y que presentan mayor dificultad para la abstinencia. Asimismo, destinado a aquellas personas que inicialmente se encuentran en situación de desempleo.
  • Tratamiento Residencial: Destinado a personas con perfil de mayor gravedad o con necesidad de una intervención terapéutica más profunda. Un periodo del tratamiento se lleva a cabo en régimen residencial.

En caso de cambio circunstancial o en base a necesidades de tratamiento, cabe la posibilidad de derivación de unos programas a otros.

  • Apoyo y orientación a personas allegadas: Sesiones de seguimiento destinadas a apoyar y propiciar la estabilidad emocional de personas allegadas mediante la propuesta de estrategias  y pautas de afrontamiento.

Para dar solución a ese patrón de compulsión por el consumo de personas que han desarrollado una adicción, es necesario identificar por un lado qué factores del entorno están asociados al consumo (P. ej.: círculo social vinculado al consumo, carencia de tiempo libre satisfactorio, estrés laboral, relaciones conflictivas, etc.) y por otro cuáles son los factores personales (P. ej.: insatisfacción personal, conductas de riesgo, factores biológicos, desorientación, funcionalidad del consumo, trastorno psiquiátrico, etc.).  Los programas de tratamiento están destinados a identificar el mayor número de esos factores, a minimizarlos y a adquirir herramientas y habilidades para saber hacerles frente y lograr el equilibrio y la satisfacción personal. El fin último de cualquier tratamiento es la autonomía personal.