Tag Archives: Prevención

Prevención Laboral – Promovemos Empresas Saludables

Madrid, 18 de abril de 2018. Proyecto Hombre, la mayor ONG española dedicada a la prevención y tratamiento de adicción al alcohol y otras drogas, ha presentado hoy su programa de intervención laboral. La organización, dedicada también a prevención escolar y familiar, viene trabajando desde 2012 en el ámbito laboral. Desde entonces, más de medio centenar de empresas han contado con los servicios de intervención laboral de la organización.

“En nuestro contexto cultural se favorece el consumo, incluso el abuso del alcohol. Desde esta premisa, se normaliza el consumo de alcohol en la vida cotidiana, incluidos los espacios laborales”, indica David García de la Cal, presidente de la Comisión de Intervención Laboral de Proyecto Hombre. Según datos del Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones (OEDA), casi el 5% de la población laboral realiza consumo de riesgo de alcohol.

En la actualidad, la organización trabaja con 62 entidades que pertenecen a diferentes sectores: Alimentación, Naval, Energía, Cementeras, Ingeniería, Transporte, Limpieza, Fabricación Industrial, Hostelería, Bodegas, Minería o Sanitario. Entre las entidades con las que colabora Proyecto Hombre se encuentran AENA y Hoteles Barceló. Asimismo, la ONG realiza servicios de intervención laboral con sindicatos, servicios de prevención, la Administración Pública, Fuerzas Armadas y Policía. En total, 5.883 empleados y empleadas de dichas organizaciones han recibido formación y asesoramiento de Proyecto Hombre.

“La problemática del consumo de alcohol y otras drogas no responde a factores únicos sino que es multidimensional, son muchos los elementos o factores que pueden incrementar el riesgo de que una persona tenga un mayor riesgo de padecer este tipo de problemas”, explica Luis Bononato, presidente de la Asociación Proyecto Hombre.

  1. ¿Qué hace Proyecto Hombre en intervención laboral?
  • Asesoramiento
  • Formación
  • Estrategias de detección
  • Abordaje de problemas
  • Motivación para el tratamiento, derivación a recursos asistenciales
  • Coordinación con estos recursos.
  • Actividades de prevención/ sensibilización
  • Programa de familias: atención a trabajadores/as con hijos/as adolescentes con dificultades y talleres de formación.
  1. Temas que aborda Proyecto Hombre
  • La importancia del alcohol como droga con mayores costes laborales.
  • Concepto de abuso y del entorno laboral como contexto de abuso.
  • Consideración de los problemas con las drogas como un problema de salud.
  • Tipos de drogas y riesgos específicos en el desempeño laboral.
  • Mitos especialmente relevantes en relación con el trabajo.
  • Indicadores de consumo en el ámbito laboral, estrategias de detección.
  • Factores de riesgo y protección de carácter laboral.
  • Implicaciones legales del consumo de drogas en el trabajo.
  • Panorama general del consumo y perfil de las personas con problemas de drogas.
  • Desarrollo de estrategias para la evaluación de las necesidades de la empresa.
  • Identificar los componentes básicos de un plan de actuación en materia de alcohol y/u otras drogas en una empresa: objetivos y actividades.
  1. ¿Cómo interviene Proyecto Hombre cuando se detecta un problema?
  • Intervención en el marco del “consenso básico” de la empresa en materia de consumos (criterios básicos: participación, confidencialidad, voluntariedad, intervención centrada en la persona)
  • Acceso directo e inmediato al tratamiento.
  • Evaluación y plan de tratamiento individualizado.
  • Intervención intensiva (residencial o ambulatoria)
  • Seguimiento de la evolución con la empresa.
  • Valoración de la idoneidad/riesgo del puesto de trabajo de cara a la reincorporación.
  • Seguimiento del caso tras alta.
  • Asesoramiento y acompañamiento en su incorporación al puesto de trabajo.
  1. Indicadores de consumo de alcohol y otras drogas
  • INDICADORES DE CONSUMO

Indicadores físicos (diferentes según sustancia).

– Indicadores psicológicos: estados de ánimo alterados, desmotivación, ansiedad-depresión, ideas alucinatorias…

– Dificultades para mantener hábitos cotidianos: Asistencia al trabajo, alteración en sueño, comidas…

– Dificultades en el desempeño laboral: absentismo, impuntualidad, problemas de rendimiento y/o de seguridad,…

– Conflictividad

– Descontrol material: gastos no justificados, robos…

– Tenencia de sustancias (polvo, tabletas, pastillas) o accesorios (papelillo, rulos, balanzas, listas de personas con cantidades económicas…) para el consumo o tráfico.

  • INDICADORES DE CONSUMO en el ámbito Laboral

– Dificultades para mantener hábitos laborales: asistencia al trabajo, faltas de puntualidad, ausencias en medio de la jornada laboral.

– Dificultades de atención y concentración.

– Incremento del número de incidentes y accidentes laborales.

– Bajón brusco en rendimiento laboral.

– Conflictividad creciente, faltas de respeto, respuestas desajustadas, etc.

– Comportamientos violentos o inhibidos.

– Desconfianza excesiva hacia los demás.

– Cambios en el grupo de compañeros de trabajo, tolerantes con el consumo o consumidores de drogas.

– Aumento de frecuencia y/o intensidad de las excusas y mentiras.

– Incremento del gasto de dinero, petición de anticipos sobre el salario, solicitud de préstamos a los compañeros, etc.

  1. Riesgos, además de la dependencia

– Consumo de sustancias especialmente peligrosas

– Consumos aislados pero en cantidad muy elevada (sobredosis)

– Consumo en malas condiciones higiénicas

– Consumo de varias sustancias a la vez, cuya mezcla puede ser peligrosa

– Conducir o manejar máquinas bajo los efectos de drogas

– Consumo en situaciones especiales como enfermedades, embarazo, o problemas psicológicos

– Consumo que interfiere negativamente en el trabajo o los estudios

– Dependencia

  1. Factores de riesgo

FACTORES DE RIESGO LABORALES

Organización del proceso productivo

  • Jornadas de trabajo muy largas.
  • Rotaciones horarias.
  • Sobrecarga de trabajo.
  • Destajos.
  • Elevados niveles de tensión.
  • Promoción profesional limitada.

Puesto de trabajo y/o tareas

  • Trabajos repetitivos y/o poco motivadores.
  • Cambios frecuentes de puesto.
  • Condiciones laborales precarias.
  • Condiciones climatológicas adversas.
  • Trabajos solitarios.
  • Dificultad compaginar vida laboral, social y personal.
  • Trabajos de manipulación de tóxicos.
  • Puestos con alto riesgo estrés: sanitario, trabajo con maquinaria peligrosa, o trabajos con disponibilidad de sustancias adictivas (camareros, sanitarios…).
  • Prácticas comerciales: comidas de trabajo, invitaciones…

Ambiente laboral

  • Conflictividad laboral.
  • Ambientes de gran competitividad.
  • Tolerancia y/o consumo de ciertas drogas en el lugar de trabajo.
  • Falta planificación y flexibilidad en la ejecución de la tarea.
  • Inestabilidad en el puesto de trabajo.

FACTORES DE RIESGO NO LABORALES

Sociales

  • Sistema de valores inadecuados.
  • Actitudes sociales tolerantes hacia el consumo de determinadas sustancias.
  • Carencia de relaciones sociales, o relaciones inadecuadas.
  • Disponibilidad del objeto adictivo.
  • Pobreza y graves carencias económicas.
  • Consumo de drogas en el grupo de amistades.
  • Falta de alternativas de ocio.

Familiares

  • Problemas económicos en la familia.
  • Conflictividad/dificultades familiares.
  • Actitudes familiares positivas hacia el consumo de ciertas drogas.
  • Presencia de consumidores/as de drogas en la familia.
  • Imposibilidad de compatibilizar el trabajo y las tareas domésticas.
  • Malas relaciones de pareja.

Personales

  • Dificultades emocionales: baja autoestima, baja tolerancia a la frustración, dificultad para resolver problemas y tomar decisiones, carencia de autocontrol.
  • Dificultades interpersonales: falta de habilidades sociales, falta de autocontrol.
  • Acontecimientos vitales causantes de estrés.
  • Soledad, e insatisfacción personal.
  • Actitudes favorables hacia las drogas.
  1. Factores de protección

FACTORES DE PROTECCIÓN LABORALES

– Evitar desajustes entre formación y el puesto que ocupa.

– Llevar a cabo planes de prevención de adicciones en la empresa.

– Desarrollar estrategias para disminuir los riesgos de una deficiente planificación, como por ejemplo planificar con antelación suficiente los turnos de trabajo, facilitando así que los trabajadores puedan conciliar mejor su vida personal y laboral.

– Planificar adecuadamente los periodos de descanso de trabajadores con jornadas prolongadas.

– Facilitar la variación de tareas, por ejemplo mediante sistemas rotatorios, en el caso de tareas repetitivas.

– Favorecer la autonomía en el desarrollo del trabajo hasta donde sea posible.

– Poseer una normativa clara de empresa (a poder ser, consensuada) en relación con el alcohol y otras drogas, y evitar su accesibilidad.

FACTORES DE PROTECCIÓN NO LABORALES

Sociales:

  • Promoción de la salud.
  • Generar actividades de ocio y tiempo libre alternativas a la cultura de consumo.
  • Limitación accesibilidad a las drogas.
  • Hobbies.
  • Red social de protección (amistades, compañeros de trabajo, de aficiones…).

Familiares:

  • Apego y cohesión familiar.
  • Actitudes positivas hacia la salud.
  • Valores psicosociales en la familia.

Personales:

  • Los valores positivos hacia la salud y valores ético-morales.
  • Actitudes positivas hacia la salud.
  • Capacidad para tomar decisiones.
  • Competencia en habilidades sociales (resolución conflictos, autoestima positiva…
  1. Consecuencias del consumo de alcohol y drogas en el entorno laboral

En torno a 1 de cada 4 de las víctimas de accidentes laborales se relacionan con el consumo del alcohol y otras drogas. Entre un 15 y un 30% de las víctimas registradas por accidentes laborales, se relacionan con el uso indebido de alcohol y otras drogas (Organización Internacional del Trabajo- OIT).

Los trabajadores con problemas de consumo de alcohol y otras drogas, presentan un absentismo laboral 2 a 3 veces superior al del resto de los trabajadores. Pierden, de media, unos 45 días de trabajo al año (OIT).

Entre un 15 y un 40% de los expedientes disciplinarios abiertos en las empresas tienen relación con el consumo de alcohol y/o drogas (SET).

Las bajas por enfermedad de los trabajadores dependientes del alcohol u otras drogas, tienen un coste 3 veces superior al del resto de los empleados (Ochoa y Madoz; Revista Medicina y Seguridad del Trabajo, 2008).

Según datos del Plan Nacional sobre Drogas, el 87% de la población laboral entre 16 y 64 años opina que el consumo de alcohol y otras drogas en su lugar de trabajo es un problema importante. (DGPND, 2015)

“Esto NO debería ser normal” – Nueva Campaña MSSSI

“Esto NO debería ser normal” es la nueva campaña del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad
que pretende concienciar sobre el consumo de alcohol en jóvenes.

Normalizar su consumo, viéndolo como algo que “todos/as hemos hecho a esas edades” perpetúa la idea de que es “normal” iniciar su consumo a los 13 años. (más…)

Nueva Campaña de Prevención – Asociación Andaluza PH

Una gran noticia con la que estamos muy motivados e ilusionados.

La Asociación Andaluza Proyecto Hombre desarrollará una campaña de prevención escolar gracias a la colaboración de la Fundación Cajasol y la Obra Social “la Caixa”, con el objetivo sensibilizar a los adolescentes andaluces sobre las consecuencias del consumo de drogas.

Se trabajará con unos 3.000 escolares de quinto y sexto de Primaria y primero, segundo, tercero y cuarto de ESO, con edades comprendidas entre los 10 y los 17 años.

Como dice Manuel Mingorance Carmona en el artículo “no se trata exclusivamente de un programa de prevención de drogas sino de un proyecto de habilidades sociales para la vida”.

Fuente: http://www.europapress.es/andalucia/fundacion-cajasol-00621/noticia-proyecto-hombre-andalucia-lanza-nueva-campana-sensibilizacion-prevencion-centros-escolares-20180207185143.html

Fiesta de Navidad 2017 en PHG

El pasado viernes 22 celebramos nuestra particular Fiesta de Navidad en nuestro CTA en Granada.

Un año más usuarios/as, familiares, voluntariado, amigos/as y personal de PHG disfrutamos de una fantástica mañana, comenzando por un gran desayuno y finalizando con las actuaciones que nuestros chicos y chicas nos tenían preparadas. (más…)

Prevención: Empoderamiento de padres y madres

“Los adolescentes no son un problema, tú lo tienes si no les comprendes”.

El reto que el psicólogo Jaume Funes lanza a familias y educadores – ponerse en los zapatos de los adolescentes – es clave para educar en la responsabilidad. A menudo, a los medios de comunicación nos llega una visión problematizada de esta etapa vital, que en realidad las familias deberían vivir como apasionante. Es tiempo de experimentación. Un momento difícil, pero enriquecedor si les escucháramos más y recrimináramos menos.

El excesivo celo con el que algunos educadores y psicólogos nos advierten de los peligros a los que se enfrentan los adolescentes, magnificados cuando llegan a las páginas de un diario, la radio o la televisión, puede acabar desvirtuando los fenómenos. En cambio, se invisibilizan valores que tienen los jóvenes y pasan inadvertidos. Diversos estudios revelan que los adolescentes son más rápidos, más listos y más solidarios que nosotros.

A menudo, en lugar de sacarle partido a sus habilidades, redundamos en comportamientos que no son mayoritarios, aunque sí muy preocupantes. No negaré que advertir a la sociedad sobre esos comportamientos problemáticos es fundamental, y para eso la prensa puede ser un aliado muy útil, pero medir bien los mensajes es imprescindible.

Es una ley básica de la comunicación que informar a un grupo heterogéneo de personas sobre fenómenos complejos obliga a elaborar mensajes sencillos para su comprensión y eso puede comportar también un efecto magnificador. Ese reflejo indeseado debería medirse, no solamente por parte de los periodistas, también los profesionales deberían tenerlo en cuenta. Por ejemplo, cuando reflejan una imagen excesivamente lúdica y despreocupada, que muestra el placer como único valor juvenil, coloca a los adolescentes al borde de una profecía autocumplida.

Otro tanto sucede con el comportamiento de las familias. ¿Cuántas veces hemos escuchado que los excesos juveniles se deben a una actitud demasiado permisiva de los padres y madres, que no saben imponer límites ni normas? Como a la hora de juzgar a los menores, no es justo medir a todas las familias por el mismo rasero. En todo caso, no es útil regañarles, cuando debería aprovecharse el tiempo de antena o la página de diario para ofrecer a las padres pautas que pueden ayudarles a hacerlo mejor.

No soy ingenua y como periodista sé que resulta mucho más fácil conseguir cobertura informativa de comas etílicos o excesos en la red que para abordar situaciones de la vida cotidiana.

Conscientes de esto, deberíamos intentar que, al transmitir un fenómeno preocupante, se pueda aprovechar para ofrecer pistas que resulten útiles a padres y madres. Hay familias que ante la magnitud de los peligros a los que se enfrentan los adolescentes (de los que toman conciencia a través de la prensa) y frente a la escasa confianza en sus capacidades para evitar que caigan en comportamientos de riesgo, proyectan su responsabilidad en otros: en la escuela, en las administraciones y en los psicólogos, a los que atribuyen la capacidad de resolver sus problemas personales. Dejan de implicarse por falta de confianza en sí mismos.

Por otra parte, ¿cómo creen que puede reaccionar un adolescente, en esa etapa de tira y afloja con la autoridad paterna, cuando le estamos diciendo que su familia no sabe, no puede o huye del conflicto por desgaste? Los padres no pueden hacer “zapping” cuando se enfrentan a primeras salidas con los amigos, ante un nuevo videojuego o ese móvil del que han perdido el control.

Por eso los cursos para familias como “Juego de Llaves” de Proyecto Hombre son importantísimos. Pero puestos a lanzar retos, los profesionales en prevención podían aprovechar cuando se asoman a los medios de comunicación para exponer situaciones concretas. Por ejemplo, cómo manejar el conflicto en clave de oportunidad y explicar que, por agotador que resulte, negociar es ganar.

Los hijos ya saben (nos lo han explicado significativamente en encuestas), que sus padres son imperfectos y como tales los aceptan. Pero también confiesan que la familia es un valor refugio, incluso por delante de los amigos. Ese es un mensaje importante que transmitir: Los adolescentes, a la familia le piden cariño, respeto y comprensión. Saber que sus padres siempre van a estar ahí en los malos momentos les aporta seguridad.

Si me permiten un guiño, les diría que incluso Homer Simpson podría estar en el AMPA del colegio. La serie de los Simpson, que nació en 1989 en Estados Unidos de la mano de Matt Groening (filósofo de formación), para hacer una crítica en tono satírico de las disfunciones de la familia norteamericana tradicional, se ha convertido en todo un referente a nivel internacional.

Con los años, sus guionistas han ido incorporando valores sociales a sus personajes. Desde la ironía y la exageración, sirven de ejemplo, incluso cuando muestran lo que no se debería hacer. Cada capítulo está elaborado de manera que se pueden interpretar mensajes diferentes según la persona. Adultos o niños, intelectuales o pueblerinos, pueden decodificar los mensajes en función de su propia experiencia.

Hasta tal punto se han implicado los guionistas en contenidos normalizadores que la Universidad de Berkeley tiene un master con los Simpson como protagonistas. El libro “Los Simpson y la filosofía” asocia a cada personaje con un filósofo de referencia. Incluso los sonidos del silencio de Maggie y su chupete se interpretan en clave de Sartre o Wittgenstein. En los Simpson, a pesar de que Homer es un egoísta, glotón, estúpido padre de familia de clase media, el amor que siente por su familia supera a sus defectos.

La serie muestra una familia feliz, porque se quieren, se aceptan cada uno de los miembros tal como es y “hacen piña” cuando padres o hijos tienen un problema. Si Homer y March Simpson lo han conseguido ¿Qué familia de media española no lo puede hacer mejor? “No hay peor error que no intentarlo”. Desde mi punto de vista, ese es el mensaje que deberíamos transmitir a padres y madres.

FUENTE: BEGOÑA DEL PUEYO PERIODISTA – REVISTA PROYECTO Nº94

Prevención Laboral en Empresas: 3 grandes razones

La “Encuesta 2013-2014 sobre consumo de sustancias psicoactivas en el ámbito laboral en España”, realizada por el Observatorio Español de la Droga y las Toxicomanías, muestra datos preocupantes sobre el alto índice de repercusión del alcohol, las drogas y otras sustancias entre los trabajadores. Asunto, sin duda, de una realidad social cuya traslación al ámbito de la empresa fundamentalmente en ciertos ámbitos como la hostelería, la construcción, el transporte o el sector primario, dista de ser una casualidad. (más…)