Intervención de Empresas

  • Home / Intervención de Empresas

Intervención de Empresas

Estamos junto a ti

Proyecto Hombre está cada vez más presente en el área de prevención laboral. En concreto, se trabaja impartiendo información y formación como primer elemento de sensibilización, y también elaborando planes de prevención de consumo de sustancias en empresas, entidades y colectivos demandantes. En todo ello, es necesaria la implicación de representantes de las empresas y de los y las trabajadoras en la elaboración e implantación de dichos planes.

La propuesta de trabajo de Proyecto Hombre en el ámbito de la prevención laboral va dirigida a la información y la formación como primer elemento de sensibilización y, posteriormente, a la elaboración de planes de prevención de consumo de sustancias en empresas, entidades y colectivos demandantes, implicando a representantes de las empresas y de los y las trabajadoras en la elaboración e implantación de dichos planes.

¿Por qué abordar la prevención?

El consumo de sustancias en el ámbito laboral puede tener consecuencias graves (clima laboral, productividad, absentismo, siniestralidad…) y debe enmarcarse desde una perspectiva integral en las empresas.

Por ello resulta imprescindible que el personal directivo, los mandos intermedios con equipos a su cargo y las personas con responsabilidad en la PRL conozcan cómo abordar y encauzar las soluciones de una manera humanizada y eficaz.

¿Cuáles son los objetivos?

El objetivo de Proyecto Hombre en este ámbito es mejorar la capacidad de respuesta de las empresas en la prevención y el abordaje de situaciones asociadas al consumo de alcohol y/u otras drogas en el trabajo. Cualquier consumo, aunque sea puntual, de alcohol u otras drogas en el trabajo supone un riesgo, no sólo para la persona consumidora, sino también para los que le rodean.

Una intervención temprana puede evitar un mal clima laboral, frustración de la trayectoria profesional, absentismo, trabajos de peor calidad, etc. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que en torno a 1 de cada 4 de las víctimas de accidentes laborales se relacionan con el uso indebido del alcohol y otras drogas. Las personas con problemas de consumo presentan un absentismo laboral de 2 a 3 veces superior, perdiendo unos 45 días de trabajo al año.