foto blog

Conoce nuestro Programa PREVIA (PREparación para la VIda Adulta)

Para nada es desconocida, en el ámbito de las adicciones y dependencias, la perenne necesidad de adaptación que obliga a instituciones y profesionales a la adecuación de repertorios de intervención, exigida sin duda por el dinamismo en el que se circunscribe en este complejo sector” (Fernández, 1999).

No ajenos a estas evidencias, desde el año 2011, en Proyecto Hombre Granada se viene aplicando un programa de intervención dirigido específicamente al perfil de jóvenes que se encuentran entre los estadios vitales de adolescencia y adultez, al objeto de proveer, por un lado, unos niveles de respuesta ajustados a las demandas concretas de esta población, y por otro, como intento de incrementar la eficacia en las intervenciones, mejorando los resultados.

Dicho programa fue proyectado, puesto en marcha y bautizado como PREVIA, acrónimo de PREparación para la VIda Adulta. Desde entonces, PREVIA alberga una población de jóvenes con una manifiesta heterogeneidad en cuanto a sus circunstancias vitales. Sus edades están comprendidas entre los 18 y 24 años, teniendo como común denominador una demanda externa de adquisición de responsabilidad, fundamentalmente desde el entorno familiar, pareja y sectores académico y laboral.

En cuanto a su formación, conviven jóvenes cursando estudios universitarios y medios principalmente con otros con abandono escolar prematuro, encontrándose representado a su vez un sector de jóvenes empleados, por norma general con escasa cualificación, presentándose en la mayoría de los casos bajos niveles de empleabilidad.

Dichas circunstancias, suelen estar asociadas a actitudes conformistas, apatía, llegando en ocasiones a anhedonia (pérdida de interés en general), locus de control externo (percepción del sujeto de que los eventos ocurren como resultado del azar, el destino, la suerte o el poder), déficit importantes en cuanto a la gestión y organización del tiempo (estudios, trabajo, ritmos sueño-vigilia, ocio…).

En cuanto al consumo de sustancias, el 80% de los jóvenes reconocen consumos habituales (4 días o más por semana) y problemáticos de cannabis, siendo la incidencia de los mismos muy variada en función de los sujetos: problemas familiares, pérdida de control sobre el consumo, dificultad para el manejo y resolución de situaciones cotidianas, pérdida de la gratificación sobre los efectos del consumo, disminución del rendimiento académico, aislamiento y en los casos más drásticos, presencia de brotes psicóticos relacionados con el consumo de esta sustancia, con una prevalencia del 10% del total de casos tratados.

En cuanto al consumo de bebidas alcohólicas, la mayoría reconoce uso abusivo durante los fines de semana en entornos concretos para la ingesta de alcohol y un consumo muy reducido o inexistente durante los días lectivos-laborales. En mucha menor medida, se refieren consumos de otras sustancias como cocaína, MDMA, anfetaminas, siendo estos consumos muy específicos y localizados. Otras conductas problemáticas presentes son el uso desmesurados de las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación).

Si existe un calificativo que exprese la exigencia metodológica en PREVIA, ese es su adaptabilidad, debido fundamentalmente a la diversidad de los perfiles de las personas usuarias del programa, a sus diferentes problemáticas y situaciones particulares y también a la diferencia en sus grados de madurez. Tal pluralidad exige no solo un esquema flexible de intervención, sino que exhorta además, a la presencia de requerimientos que estimulen el desarrollo de unos procesos de cambio, con frecuencia no sostenidos por la siempre deseable motivación intrínseca de la población atendida.

PREVIA es un programa eminentemente educativo-preventivo y a sabiendas de esta fortaleza, cuida con especial mimo el trabajo sobre la motivación de los perceptores del programa, atendiendo con particular atención a los modos de presentar las temáticas, apoyándose para ello en la experimentación e indagaciones personales, imprimiendo un manifiesto carácter práctico a las sesiones de trabajo. En esta línea el programa se actualiza apoyándose en los medios y materiales tecnológicos necesarios que faciliten la captación y el mantenimiento de la atención de los jóvenes, indispensable para la consecución de logros personales.

Un elemento fundamental en la metodología del programa es el espacio reservado a la autoayuda, que ubica a estos usuarios en tesituras que invitan al análisis de conductas identitarias, propiciando novedosas oportunidades para la exploración autocrítica de la propia existencia, brindando la oportunidad de incremento del autoconocimiento, antesala necesaria para la modificación de actitudes y conductas.

Elementos diferenciales y acicates para el interés que genera el programa en sus receptoras y receptores son los contenidos abordados en PREVIA, tan variados y heterogéneos como la idiosincrasia de sus participantes. Estudios, trabajo, intereses y necesidades, conocimiento sobre la conducta y los conflictos, la repercusión de las emociones y su gestión, los valores, las prioridades o cosas importantes de la vida como la familia, son temáticas enriquecedoras y motivadoras que conviven con otras más evidentes como el análisis de las conductas violentas, sus implicaciones y consecuencias o la ineludible información sobre el consumo de drogas y su funcionalidad.

La estructura del programa incluye también la realización de talleres sobre ansiedad, estrés y conducta agresiva, autocontrol, autoestima, funcionamiento cognitivo centrado en ideas irracionales, ocio alternativo, incluyendo sesiones dirigidas a la ingesta de alcohol con compromisos de responsabilidad.

Dado el perfil de usuario predominante en PREVIA no obstante y al margen de planteamientos generales de intervención, resultan necesarios enfoques específicos de abordaje de la sustancia presente en mayor incidencia: el cannabis.

“No cabe duda que los consumos de esta droga, se apoyan entre otras evidencias en representaciones sociales con peso específico” (Añaños, 2005), además de un sistema de creencias sociales instaurado en las últimas décadas, que responden a criterios que erigirían al cannabis como una sustancia facilitadora de beneficios para la salud de sus consumidores (Calafat, 2000).

No cabe duda que el entorno pro-cannabis ha colaborado en la interpretación romántica de su consumo, que refieren muchos de los usuarios de esta droga. La presencia de informaciones fundamentadas, a la par de dispares sobre la sustancia, también ha ayudado y colabora en una visión un tanto incongruente de los efectos de su consumo, en función de cual sea la fuente de la documentación” (Elzo, 2000).

Son los servicios médicos de Proyecto Hombre Granada los encargados de informar sobre las propiedades y efectos del cannabis en el organismo, atendiendo a la afectación en el plano biológico. La causa de que esta información sea ofrecida por profesionales sanitarios, se debe a que es recibida de mejor grado por los usuarios del programa, otorgando una mayor credibilidad al mensaje médico.

En cuanto a la incidencia del consumo de cannabis en el plano psicológico, se realiza de forma individualizada un profundo análisis funcional de su ingesta, que incluye la reflexión sobre los beneficios y costes a corto y largo plazo tanto del consumo, como de una hipotética o previsible abstinencia futura.

Este análisis funcional, en la mayoría de casos, abre una vía hacia la introspección autocrítica de la incidencia real del consumo de cannabis en las historias personales de los usuarios del programa, que permite además comenzar una reconstrucción del argumentario propio en torno a la sustancia.

Otras evaluaciones que incorpora el programa son los cálculos de los costes económico (inversión monetaria), temporal (tiempo dedicado consumo, búsqueda, etc. vs. robado a otras facetas vitales), relacional (familiar, amistades) derivados de la situación de consumo activo. En un tercer estadio posterior al informativo y analítico, se estimula e invita para la toma de decisiones desde el nuevo bagaje de conocimiento personal.

PREVIA incluye la realización de analíticas de tóxicos para corroborar el mantenimiento de abstinencia que permite, en acción combinada con madres y padres de los usuarios, el refuerzo de conductas alternativas al consumo de cannabis.

PREVIA explora y navega en una etapa vital de singular importancia para multitud de jóvenes confundidos por el vértigo, velocidad e incongruencia, de una sociedad como la actual, que no presenta reparos en exigir de ellos el máximo rendimiento y competitividad, a la par que les presenta un desalentador panorama para su inserción laboral y el logro de un estatus de autonomía real.

En resumen y ante tal perspectiva, Proyecto Hombre Granada ofrece un programa que asiste a jóvenes en este complicado tránsito hacia una vida adulta cargada de dificultades y exigencias, acompañándoles en la construcción de sus identidades personales y en el descubrimiento y refuerzo de las propias capacidades, cuestiones que les permitan afrontar sus futuros inmediatos bajo actitudes constructivas y proactivas. Jóvenes adultos conscientes de los riesgos de decidir y preparados para la responsabilidad, que emulando a la extraordinaria mujer Amelia Earhart, “hacen lo que hacen porque desean hacerlo”.

Fuente: Miguel Ángel Márquez Gutiérrez – Coordinador y Terapeuta en Proyecto Hombre Granada // Revista PROYECTO Nº90

http://proyectohombre.es/wp-content/uploads/2017/02/Revista-PH_90_WEB1.pdf

 

 

Déjanos un mensaje

¿Qué opinas?