Tag Archives: Adicciones

Fiesta de Navidad 2017 en PHG

El pasado viernes 22 celebramos nuestra particular Fiesta de Navidad en nuestro CTA en Granada.

Un año más usuarios/as, familiares, voluntariado, amigos/as y personal de PHG disfrutamos de una fantástica mañana, comenzando por un gran desayuno y finalizando con las actuaciones que nuestros chicos y chicas nos tenían preparadas. (más…)

Prevención: Empoderamiento de padres y madres

“Los adolescentes no son un problema, tú lo tienes si no les comprendes”.

El reto que el psicólogo Jaume Funes lanza a familias y educadores – ponerse en los zapatos de los adolescentes – es clave para educar en la responsabilidad. A menudo, a los medios de comunicación nos llega una visión problematizada de esta etapa vital, que en realidad las familias deberían vivir como apasionante. Es tiempo de experimentación. Un momento difícil, pero enriquecedor si les escucháramos más y recrimináramos menos.

El excesivo celo con el que algunos educadores y psicólogos nos advierten de los peligros a los que se enfrentan los adolescentes, magnificados cuando llegan a las páginas de un diario, la radio o la televisión, puede acabar desvirtuando los fenómenos. En cambio, se invisibilizan valores que tienen los jóvenes y pasan inadvertidos. Diversos estudios revelan que los adolescentes son más rápidos, más listos y más solidarios que nosotros.

A menudo, en lugar de sacarle partido a sus habilidades, redundamos en comportamientos que no son mayoritarios, aunque sí muy preocupantes. No negaré que advertir a la sociedad sobre esos comportamientos problemáticos es fundamental, y para eso la prensa puede ser un aliado muy útil, pero medir bien los mensajes es imprescindible.

Es una ley básica de la comunicación que informar a un grupo heterogéneo de personas sobre fenómenos complejos obliga a elaborar mensajes sencillos para su comprensión y eso puede comportar también un efecto magnificador. Ese reflejo indeseado debería medirse, no solamente por parte de los periodistas, también los profesionales deberían tenerlo en cuenta. Por ejemplo, cuando reflejan una imagen excesivamente lúdica y despreocupada, que muestra el placer como único valor juvenil, coloca a los adolescentes al borde de una profecía autocumplida.

Otro tanto sucede con el comportamiento de las familias. ¿Cuántas veces hemos escuchado que los excesos juveniles se deben a una actitud demasiado permisiva de los padres y madres, que no saben imponer límites ni normas? Como a la hora de juzgar a los menores, no es justo medir a todas las familias por el mismo rasero. En todo caso, no es útil regañarles, cuando debería aprovecharse el tiempo de antena o la página de diario para ofrecer a las padres pautas que pueden ayudarles a hacerlo mejor.

No soy ingenua y como periodista sé que resulta mucho más fácil conseguir cobertura informativa de comas etílicos o excesos en la red que para abordar situaciones de la vida cotidiana.

Conscientes de esto, deberíamos intentar que, al transmitir un fenómeno preocupante, se pueda aprovechar para ofrecer pistas que resulten útiles a padres y madres. Hay familias que ante la magnitud de los peligros a los que se enfrentan los adolescentes (de los que toman conciencia a través de la prensa) y frente a la escasa confianza en sus capacidades para evitar que caigan en comportamientos de riesgo, proyectan su responsabilidad en otros: en la escuela, en las administraciones y en los psicólogos, a los que atribuyen la capacidad de resolver sus problemas personales. Dejan de implicarse por falta de confianza en sí mismos.

Por otra parte, ¿cómo creen que puede reaccionar un adolescente, en esa etapa de tira y afloja con la autoridad paterna, cuando le estamos diciendo que su familia no sabe, no puede o huye del conflicto por desgaste? Los padres no pueden hacer “zapping” cuando se enfrentan a primeras salidas con los amigos, ante un nuevo videojuego o ese móvil del que han perdido el control.

Por eso los cursos para familias como “Juego de Llaves” de Proyecto Hombre son importantísimos. Pero puestos a lanzar retos, los profesionales en prevención podían aprovechar cuando se asoman a los medios de comunicación para exponer situaciones concretas. Por ejemplo, cómo manejar el conflicto en clave de oportunidad y explicar que, por agotador que resulte, negociar es ganar.

Los hijos ya saben (nos lo han explicado significativamente en encuestas), que sus padres son imperfectos y como tales los aceptan. Pero también confiesan que la familia es un valor refugio, incluso por delante de los amigos. Ese es un mensaje importante que transmitir: Los adolescentes, a la familia le piden cariño, respeto y comprensión. Saber que sus padres siempre van a estar ahí en los malos momentos les aporta seguridad.

Si me permiten un guiño, les diría que incluso Homer Simpson podría estar en el AMPA del colegio. La serie de los Simpson, que nació en 1989 en Estados Unidos de la mano de Matt Groening (filósofo de formación), para hacer una crítica en tono satírico de las disfunciones de la familia norteamericana tradicional, se ha convertido en todo un referente a nivel internacional.

Con los años, sus guionistas han ido incorporando valores sociales a sus personajes. Desde la ironía y la exageración, sirven de ejemplo, incluso cuando muestran lo que no se debería hacer. Cada capítulo está elaborado de manera que se pueden interpretar mensajes diferentes según la persona. Adultos o niños, intelectuales o pueblerinos, pueden decodificar los mensajes en función de su propia experiencia.

Hasta tal punto se han implicado los guionistas en contenidos normalizadores que la Universidad de Berkeley tiene un master con los Simpson como protagonistas. El libro “Los Simpson y la filosofía” asocia a cada personaje con un filósofo de referencia. Incluso los sonidos del silencio de Maggie y su chupete se interpretan en clave de Sartre o Wittgenstein. En los Simpson, a pesar de que Homer es un egoísta, glotón, estúpido padre de familia de clase media, el amor que siente por su familia supera a sus defectos.

La serie muestra una familia feliz, porque se quieren, se aceptan cada uno de los miembros tal como es y “hacen piña” cuando padres o hijos tienen un problema. Si Homer y March Simpson lo han conseguido ¿Qué familia de media española no lo puede hacer mejor? “No hay peor error que no intentarlo”. Desde mi punto de vista, ese es el mensaje que deberíamos transmitir a padres y madres.

FUENTE: BEGOÑA DEL PUEYO PERIODISTA – REVISTA PROYECTO Nº94

El miedo a vivir CON y SIN Drogas

Jaume Funes – ATRAPADOS CON SÍSIFO

Escribo este texto recordando 25 años de Proyecto justo unos días después de llevar toda mi sabiduría documental sobre las drogas a la biblioteca de la facultad en la que daba clases. (más…)

Prevención Laboral en Empresas: 3 grandes razones

La “Encuesta 2013-2014 sobre consumo de sustancias psicoactivas en el ámbito laboral en España”, realizada por el Observatorio Español de la Droga y las Toxicomanías, muestra datos preocupantes sobre el alto índice de repercusión del alcohol, las drogas y otras sustancias entre los trabajadores. Asunto, sin duda, de una realidad social cuya traslación al ámbito de la empresa fundamentalmente en ciertos ámbitos como la hostelería, la construcción, el transporte o el sector primario, dista de ser una casualidad. (más…)

#NONSMOKINGCHALLENGE y la lucha contra el tabaquismo

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha lanzado la campaña “Sois la generación de los retos, y la única que puede acabar con el tabaco” Con el hashtag #NonSmokingChallenge se incentiva a los/as jóvenes a que participen en el reto de acabar con el consumo de tabaco. (más…)

¿Por qué es necesario atender la sexualidad en un centro de Drogodependencias?

El nuevo paciente que ha ingresado tiene 25 años. Siempre que tenía relaciones sexuales lo hacía “colocado”. Tuvo muchas parejas sexuales, pero con ninguna de ellas hablaba de sus gustos y preferencias. En la relación pocas veces utilizaba el preservativo. Hace año y medio se enteró de que era seropositivo. Ahora tiene miedo a fracasar si intenta tener relaciones sexuales sin haber consumido pero, sobre todo, teme ser rechazado.

La última usuaria que vino a realizar un tratamiento comenzó a consumir muy joven. Siempre ha dicho que lo hacía para escapar de la situación que vivía en casa. Pronto necesitó más dinero del que disponía y, “casi sin darse cuenta”, comenzó a prostituirse para conseguirlo. Hace medio año decidió interrumpir un embarazo que nunca deseó. A día de hoy no le es posible evitar la sensación de ser utilizada cuando tiene una relación sexual y, en ocasiones, le invade un gran sentimiento de culpa.

Estos son dos ejemplos de cómo vivencian la sexualidad personas que están intentando dejar el mundo de las drogas. En cambio, no todos los programas terapéutico-educativos incluyen proyectos bien definidos que aborden de forma clara esta importante área de la personalidad.

La salud sexual es un área de intervención necesaria en los programas comunitarios de atención a drogodependientes. En primer lugar, porque la vivencia que estas personas han tenido de la sexualidad suele ser muy negativa. Por otro lado, todas las adicciones producen a medio y largo plazo efectos negativos sobre la sexualidad y la respuesta sexual. También sabemos que, en el proceso de abandono del consumo, aparecen una serie de miedos, preocupaciones, expectativas relacionadas con la sexualidad (dudas respecto a la valía como amante o sobre la propia respuesta sexual, expectativas irreales de lo que son las relaciones sexuales, etc.), que pueden entorpecer la recuperación. Somos conscientes de que problemas vividos en el área afectivo-sexual, como pueden ser una baja autoestima corporal o rupturas de pareja, pueden ser facilitadores o precipitantes de una recaída.

En 2002 la OMS reunió a un grupo de expertos internacionales para tratar de definir el concepto de salud sexual. De aquella consulta técnica (1) surgió la base para la actual definición: “la salud sexual es un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; no es meramente la ausencia de enfermedad, disfunción o malestar. La salud sexual requiere un acercamiento positivo y respetuoso hacia la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de obtener placer y experiencias sexuales seguras, libres de coerción, discriminación y violencia”.

Como vemos, este modo de entender la salud sexual, está muy influido por la definición de salud aprobada por la propia OMS en 1948, que considera la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. Pero, además añade interesantes matices que nos permitimos describir y ampliar con nuestras propias palabras. La salud sexual y por tanto su promoción requiere de:

Una visión positiva de la sexualidad y de las diferentes posibilidades que esta nos ofrece (obtención de placer, reproducción o comunicación de afectos y sentimientos).

Un acercamiento respetuoso al hecho sexual humano, sus diferentes matices y formas de vivirlo, como las diferentes identidades, orientaciones, y conductas sexuales, que, a su vez, sean respetuosas con las demás personas.

El reconocimiento del placer sexual como un valor positivo. La posibilidad de obtener placer en las relaciones sexuales no solo se entiende como saludable, sino como condición necesaria para la salud.

Tomar conciencia de los riesgos asociados a las conductas sexuales (embarazo no deseado, enfermedades transmitidas sexualmente, VIH, o hepatitis), y favorecer experiencias sexuales seguras. Unas relaciones sexuales fruto de una aceptación libre y voluntaria (nunca obligadas, ni bajo presión de ningún tipo).

Una actividad sexual que se produce dentro de un contexto de: a) igualdad y no discriminación, es decir, fuera de relaciones de poder donde una persona o un género se considere superior sobre otro/a, y de; b) buen trato y no violencia, como opuesto al mal trato y la violencia.

OMS 1948

 

En un informe más reciente(2), de 2011, la propia OMS señala que: “la salud sexual es fundamental para la salud física y emocional y el bienestar de los individuos, parejas y familias” y afirma que la capacidad de hombres y mujeres para alcanzar la salud sexual depende de su acceso a: a) información de buena calidad sobre el sexo y la sexualidad; b) conocimiento de los riesgos y la vulnerabilidad de las personas ante las consecuencias negativas de la actividad sexual; c). atención de la salud sexual y, finalmente; d) un entorno que afirma y promueve la salud sexual.

A la vista de estas declaraciones nos preguntamos: ¿son los centros de atención a drogodependientes entornos donde se ofrece información de calidad, donde se conciencia de los riesgos asociados a las conductas sexuales, donde se atiende y promueve la salud sexual? Si no es así estamos ante una notable carencia que conviene subsanar, ya que la salud sexual es fundamental para lograr la salud física y emocional.

Por si todo esto no fuera suficiente, hoy en día se nos siguen planteando interrogantes que abren nuevos retos con respecto a la sexualidad en “personas adictas”. Por un lado, diversos estudios, revisiones e investigaciones, nos han ido recordando las consecuencias y la relación, entre los abusos sexuales y los/las drogodependientes.

Según Moreno, Prior, 1998;(3) Simmons, Sack, 1998(4) una de las consecuencias de haber sufrido abusos sexuales es el posterior alcoholismo y el consumo de drogas. Trabajos como los de Jacobson y Richarson, 1987(5); Winfield y cols, 1990(6); George y cols, 1991(7) demuestran que las mujeres que sufrieron abusos sexuales en la infancia presentan mayores tasas de abuso y dependencia a sustancias, mayor consumo de psicofármacos, aunque también estos autores añaden una larga lista de consecuencias como pueden ser una mayor incidencia de distintos tipos de trastornos psicopatológicos, incluso intentos de suicidio.

¿Cómo atender los casos de abusos sexuales en personas que presentan problemas de adicciones?, ¿necesitan los/las terapeutas de una formación específica? Finalmente, existen trabajos que apuntan a diferencias de sexo en cuanto a la atribución del consumo.

Parece que los hombres tienen poca conciencia de aquellos conflictos o problemas previos al inicio del consumo. Identifican el consumo como la causa de sus problemas actuales. Sin embargo, las mujeres tienen un mayor grado de conciencia de los conflictos o problemas existentes y que identifican como desencadenantes del consumo. Para ellas, el consumo es una consecuencia de estas dificultades previas.

“Cualquier programa que aspire a ofrecer una atención integral a sus usuarios no puede dejar de lado el área de la sexualidad y la salud sexual”

En los próximos años, con seguridad, se irán dando respuesta a estos interrogantes que requieren de mayores reflexiones. Lo que no admite lugar a dudas es que cualquier programa que aspire a ofrecer una atención integral a sus usuarios no puede dejar de lado el área de la sexualidad y la salud sexual.

Fuente: Fernando Pérez del Rio y Manuel Mestre Guardiola – Revista PROYECTO Nº88

  1. Defining sexual health. Report of a technical consultation on sexual health. 28–31 January 2002, Geneva. World Health Organization (2006).
  2. Developing sexual health programmes. A framework for action. World Health Organization, Department of Reproductive Health and Research (2011).
  3. Moreno, P., Prior, C., Monge, J. (1998). Abusos sexuales en la infancia y toxicomanía. Psiquiatría Pública, 10, 78-81.
  4. Simmons, K., Sack T., Miller, G. (1998). Abuso sexual y sus implicaciones en la dependencia química de mujeres en tratamiento. RET, Revista de Toxicomanías, 14, 18-24.
  5. Jacobson, A., Richarson, B. (1987). Assault experiencies of 100 Psychiatric inpatients: evidence of the need for routine inquiri. The American Journal of Psychiatry, 144, < 908-913.
  6. Winfield, I., George, L., Swartz, M., Blazer, D. (1990). Sexual assault and psychiatric disorders among a community sample of women. The American Journal of Psychiatry, 147, 335-341.
  7. George R., Brown M. D., Bradley, A. (1991). Psychiatric morbidity in adult inpatiets with childhood histories of sexual and physical abuse. The American Journal of Psychiatry, 144, 55-61.
  8. Martín, C. (2007) en Pérez, F., Martín, I. Nuevas Adicciones ¿Adicciones Nuevas? Guadalajara: Ediciones Intermedio.

 

 

 

 

  • 1
  • 2